Tag Archive RADIONICA

EXPOSALUD PorEXPOSALUD

RADIONICA

Aquella mañana, el brillante Dr. Abrams hizo un descubrimiento que cambiaría su manera de abordar la enfermedad y su concepción de la estructura de la realidad. Llegó el momento de comprobar una idea que había rondado su cabeza durante meses.

El Dr. Abrams pensaba que, si las muestras físicas de alguien enfermo eran diferentes a las de alguien sano, esta diferencia también debería apreciarse en algún tipo de medición energética.

En su laboratorio, detectó (mediante un dispositivo de su invención) que el organismo de una persona enferma emitía vibraciones específicas diferentes a los de una persona sana. Identificó los patrones vibratorios de determinados órganos dañados y también de los mismos órganos en perfecto estado de salud.

Después, mediante su dispositivo, aplicó los códigos vibratorios de los sanos sobre los enfermos y observó que se producía la sanación. Había nacido la ciencia de la Radiónica.

Estos códigos se podían aplicar sobre cualquier organismo de forma sencilla, incluso sin que la persona supiera que estaba siendo tratada y sin ninguna contraindicación.

El resultado siempre era el mismo. Se producía una mejora gradual hasta la sanación o solución del problema tratado.

La radiónica aplicada a distintos objetivos Los dispositivos radiónicos se idearon originalmente para restablecer el equilibrio del organismo y recobrar el bienestar actuando a nivel energético. Más tarde se comprobó que el mismo principio se podría utilizar en relación a situaciones personales externas.

Es decir, la vibración de una persona que mantiene relaciones personales fluidas con los demás, a nivel amistad o a nivel amoroso, difiere de la vibración de una persona tímida o con problemas de comunicación. Eso es algo que suele percibirse con facilidad.

Lo mismo ocurre con alguien que tiene éxito a nivel económico comparado con una persona que tiene problemas de dinero.

O quien alcanza el éxito en un determinado campo de la vida comparado con quien fracasa una y otra vez. O la vibración de una persona que siempre tiene “suerte” en comparación con la que sólo cosecha fracasos.